jueves, 23 de marzo de 2006

30 AÑOS DEL GOLPE

// Por Ernesto Simón
Si el ejército argentino tenía una obligación, pues quedó claro que la orden no fue bien ejecutada. Tenían que proteger al pueblo de posibles ataques foráneos. Sucedió que entablaron una guerra contra sus compatriotas. Grave ataque a las instituciones. Los militares argentinos fueron juzgados y condenados. Luego sobrevino la historia. Quiero decir: alguien les dio la amnistía, Alfonsín. El otro los indultó: Menem. Ahora pagan la pena de ya no ser, y cuentan con el beneficio que les otorga la flácida memoria del pueblo argentino. Se cumplen treinta años del "Golpe Militar" que derrocó a Isabel Perón, quien había heredado la presidencia tras la muerte del General Juan Domingo Perón. Luego vino la fatalidad y el terrorismo de Estado. Persecuciones, interrogatorios, centros de detención clandestinos, desaparecidos, tráfico de bebes, las abuelas desesperadas buscando a sus hijos, y, como corolario, la "Guerra de Malvinas", última masacre mano factura "Ejercito Argentino".
El tiempo ha pasado, y parece que no ha pasado nada. Las mismas clases y los mismos intereses sociales, con las lógicas modificaciones producidas por el proceso histórico y la crisis capitalista, continúan dominando el país.
El golpe militar del 24 de marzo de 1976 constituyó un movimiento de reacción política apuntado a liquidar todo intento de social democracia. Habían indicios que preocupaban a la derecha: brotes revolucionarios iniciados en 1969, y luego los conflictos suscitados en junio y julio de 1975, con la primera huelga general de la clase obrera argentina contra el gobierno peronista.
El golpe tuvo la venia de los diferentes gobiernos de EE.UU. La burguesía nacional no se quedó al margen. Querían acumulación de riquezas, y eso es lo que los militares les aseguraban. Después se demostró que fueron pésimos administradores y malos gobernantes. Nadie olvida al pueblo argentino vitoreando a Videla en el estadio de River cuando el seleccionado de Menotti salió campeón mundial de fútbol. Esa misma burgue en el año ´78. La burguesía ilustrada fue la que también ovacionó en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, a Leopoldo Galtieri cuando, en irresponsable avanzada, recuperó Las Malvinas. En San Juan gobernaba Don Leopoldo Bravo, eterno colaboracionista de la dictadura.
La ilusión de Malvinas duró unos meses. Después ya todos conocemos la historia. La simplicidad con la que se olvida en nuestro país, hace que nos desentendamos de las responsabilidades. Los temas a debatir son estos: ¿por qué dejamos que estas cosas sucedieran?, ¿qué falto para evitar que un grupo de trasnochados tomaran el poder?, ¿qué irresponsabilidad tan pronunciada nos hace desentendernos como sociedad de lo que ocurre a nuestro lado? Estos tremas esperan su discusión. Mientras tanto, los diferentes gobiernos aprovechan la fecha para poner en práctica la tan efectiva "demagogia populista", siempre tan bien aprovechada por los gobiernos justicialistas. Bajando cuadros, haciendo recitales gratuitos, conmemorando lo que no combatieron. ¿Qué nos pasó com país? ¿Cuándo fue que nos ganaron la batalla?
Eran tiempos de reacomodamiento. Las clases sociales empezaban a fracturarse. La burguesía necesitaba un completo cambio de régimen. Para ello había que sortear una serie de "obstáculos legales". La naturaleza reaccionaria y fascista del régimen militar le vino bien a un conjunto minúsculo de argentinos que otrora ostentaron la oligarquía ganadera estimulada por Rosas y que ahora, convertida tras la revolución industrial, necesitaban nuevas condiciones para poder continuar con la explotación. Los favores que el Estado Argentino concedería a esta clase, sólo pudo sostenerse con represión. Mientras las huelgas obreras crecían, la descomposición del gobierno peronista se aceleraba. El golpe era inminente. La inflación y el desabastecimiento fueron promovidas desde los estratos más poderosos de la economía. La especulación desenfrenada, la fuga de divisas, la cesación de pagos con el exterior y la "huelga impositiva", fueron piezas claves que la derecha supo mover en el entramado tablero de la política argentina. El objetivo de este caos económico era, por un lado, disciplinar detrás del golpismo a la mediana empresa y a la pequeña burguesía. También se logró paralizar a la clase obrera, desquiciando sus condiciones de vida materiales hasta extremos intolerables. El viernes 18 de diciembre de 1975, se levantó un sector ultraderechista de la Fuerza Aérea reclamando que Videla sea designado presidente. El golpe quedó aislado. La dirección de las Fuerzas Armadas entendía que el golpe debe ser "institucional", esto es: encabezado por los jefes de las tres fuerzas. Los altos mandos dudaban, además, sobre las reacciones que podrían provocar. Tanto los partidos políticos como la CGT se abstuvieron de intervenir. Desde Tucumán, Videla le puso fecha al golpe: "denme noventa días" dijo, "el 24 de marzo de 1976 tomamos el poder", y así fue. Cumplió con su palabra. Acaso lo dejamos cumplir.
La revista The Economist anunciaba que el ministro de economía sería José Alfredo Martínez de Hoz, presidente del Consejo Empresario Argentino y de Acindar. Durante los primeros setenta días de 1976, la burguesía nacional profundiza el caos económico y arma el "respaldo civil" del golpe. Como suceden estas cosas. Como la historia oficial está habituada a irrumpir en el país: el 24 de marzo de 1976 los militares dan el golpe más anunciado de la historia argentina.

1 comentario:

  1. PARAGUAY: VIDELA SÍ, CHÁVEZ NO
    (Publicado en Kaosenlared x Luis Agüero Wagner)
    Mientras en los países de la región los Derechos Humanos y la libertad de pensamiento van ganando terreno e incluso sirven de plataforma a los políticos para captar votos, los émulos del senador Mc Carthy en Paraguay, capitaneados por el propietario del diario ABC color Aldo Zucolillo, han retrocedido medio siglo en el tiempo que mide el contexto internacional, en un país en el que sólo basta alejarse unos 15 kilómetros de la capital para volver del mundo contemporáneo a la prehistoria, pasando por el modernismo, la edad media y el mundo antiguo. Es lo que se deduce del desmesurado espacio que vienen dedicando a satanizar a Hugo Chávez y a su política exterior, llegando al extremo de escrachar con fotos e infografías a supuestos simpatizantes paraguayos de la revolución bolivariana.
    Nada más natural en un medio donde los políticos que hablan de derechos humanos pierden intención de voto entre el electorado, y la popularidad sube cuando más mano dura prometan.
    Para honrar la memoria, debemos puntualizar que no siempre la prensa paraguaya se mostró tan susceptible a las amenazas a las libertades públicas de la región, sobre todo en tiempos en que los dictadores se asemejaban más al prototipo promovido desde el norte que a sus propios pueblos. Nadie se escandalizó en el periodismo libre cuando el General Alfredo Stroessner visitó Venezuela en junio de 1957 para estrechar vínculos con el dictador militar del país caribeño, General Marcos Pérez Jiménez, en tiempos en que ambos subproductos de la política exterior estadounidense concedían graciosamente tajadas del espectro radioeléctrico a sus adulones. Para que no queden dudas sobre el carácter marcial de su visita, Stroessner se alojó en el local del Círculo de las Fuerzas Armadas de Venezuela, en Caracas.
    Un par de décadas más tarde, un 20 de abril de 1977, era recibido por Stroessner con los honores correspondientes, el Teniente General Jorge Rafael Videla, quien llegaba al Paraguay acompañado de su esposa Alicia Raquel Hartidge. A la noche se llevó a cabo una recepción de gala en el Palacio de Gobierno de Asunción, donde no faltaron los pundonorosos y austeros luchadores por la libertad de expresión, que aún no habían sido seleccionados por la embajada norteamericana como propagandistas de la democracia tutelada. Es conocido que la National Endowment for Democracy , la USAID y la CIA se abocarían a fabricar entre ellos a bien remunerados disidentes y “luchadores por la democracia” en el crepúsculo del régimen militar paraguayo.
    Al conocerse a principios de marzo en Asunción la próxima visita de Videla, ABC color publicaba su recordado editorial donde criticaba al presidente Jimmy Carter por su énfasis en la promoción de los Derechos Humanos y defendía al proceso argentino sentenciando que al presidente norteamericano le era muy fácil pontificar lejos del problema. Por las mismas fechas eran apresados en Asunción Alejandro José Logoluso y Marta Landi, entregados a los sicarios de Videla por las fuerzas represivas paraguayas. Los grupos de tareas de Pastor Coronel tampoco se apiadarían de José Nell, paralítico desde que recibió una bala en los disturbios desatados en Ezeiza por el retorno de Perón.
    El 28 de enero de 1999 Hebe de Bonafini pidió a Baltasar Garzón que solicite la extradición del dictador Stroessner, presentando documentos tales como una ficha policial de la Dirección de Registro de Extranjeros paraguayos de la desaparecida argentina Dora Marta Landi Gil, que está fechada en Asunción en marzo de 1977; una tarjeta del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Marta Landi, que está registrada en Asunción el 10 de marzo de 1997; y un informe de la policía de Asunción, donde se notifica que Marta Landi (argentina), Alejandro José Logolusso (argentino), José Nell (argentino) y otros han sido expulsados del país. Este informe policial está fechado el 16 de mayo de 1977. Entre los documentos, también destacan un registro de vuelo en el que se acredita que, el 16 de mayo de 1977, el capitán de corbeta José Abdalá, (alias Turco) trasladó a Landi Gil y a su compañero, Alejandro José Logolusso, de Asunción a Buenos Aires.
    El destino de todas estas personas, embarcadas en el vuelo del que jamás regresarían, con seguridad poco importan a Zucolillo y otros paladines de la democracia sin chavismo, ayer tan ocupados en recibir las mieles de la proximidad al poder dictatorial, como hoy en sostener su autocomplaciente y fantasmática reputación democrática, aún al precio de buscar sombras en el cuarto oscuro de su conciencia. LUIS AGÜERO WAGNER.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...